Posiciones Que No Podras Creer que Existen

0 691,972

Si existe una pequeña parte de ti que siente dolor cuando tienes relaciones sexuales, es el momento de revisar tu estrategia en la cama.

Las relaciones sexuales nunca deberían ser incómodas…a menos de que se trate de una incomodidad graciosa y benigna.

Aún si la posición A funcionó con tu pareja anterior, tu nueva pareja será sin duda distinta. La medida en que los gustos personales de tu pareja coinciden con los tuyos determinará si el sexo es cómodo o doloroso.

De hecho, si una posición no fue tan excitante la última vez con la pareja C, puedes intentarla de nuevo con la pareja D. Pero esta vez, prueba las siguientes posiciones sexuales mejoradas para tu comodidad y satisfacción.

En estos métodos, le hemos dado prioridad a la estimulación del clítoris (y a tu placer). La única preparación que necesitas — y esto es cierto antes de toda clase de penetración con cualquier pareja es ¡comunicarte y lubricarte! La lubricación vaginal ayuda significativamente a reducir la fricción e incomodidad (y es perfectamente adecuado usar lubricante) y ayuda a tener una relación sexual satisfactoria.

1. Misionero caliente

Olvida cualquier recuerdo anterior de aquellos tiempos inocentes cuando lo único que sabías del sexo era moverte de arriba a abajo. Es hora de crear una nueva experiencia del misionero clásico. En lugar de abrir tus piernas, pídele a tu pareja que envuelva sus piernas alrededor de tu cuerpo, lo cual permite contacto genital mutuo. Esto funciona maravillosamente debido a que no depende del tamaño, sino de la conexión que tú y tu pareja tengan.

2. Sentado sobre una almohada

Toma tu almohada favorita y colócala debajo de tu pelvis para tener más soporte. Dobla tus rodillas, sube tu pelvis y separa tus piernas para permitir la penetración. Lo fantástico de esta posición es que te permite controlar la profundidad de la penetración y estimula el clítoris.

3. Cabalgando hacia el atardecer

Toma el control y quédate encima. Esta posición es ideal para compartir un momento afectuoso ya que permite los besos íntimos y miradas directas. Además, te permite crear el ritmo que más disfrutas. No solo podrás colocar tu clítoris a tu gusto e incrementar el placer sexual, sino que también podrás mover tu pelvis hacia adelante y atrás para crear un ritmo cómodo.

4. Acércate a mí

Busca una pared o una mesa para apoyarte. Colóquense de frente y elijan quién sostendrá los glúteos de quién, y coloca tu pierna alrededor de la pierna de la otra persona para apoyarse. Estimúlense mutuamente al frotar tu clítoris contra los genitales de tu pareja y luego crea un ritmo cómodo en donde puedas mover tu cuerpo más cerca o alejarte.

5. Acurrucarse de lado

Pueden estar uno frente al otro, o bien colocarse para permitir la penetración desde atrás. Si estás de frente a tu pareja, puedes controlar tu juguete sexual o la base del pene, y crear el ángulo y penetración que deseas. En la posición de penetración por detrás, utiliza tus glúteos para controlar la velocidad y haz que tu pareja permanezca sin moverse, mientras que tú te mueves a tu propio ritmo y controlas la profundidad.

6. El dúo

Une tu posición favorita con el autoplacer al incorporar la manera en que te gusta sentirte bien al mismo tiempo. Si estás acostumbrada a estimular tú misma tu clítoris mientras estás recostada boca arriba, con o sin un juguete sexual, entonces, hazlo mientras invitas a tu pareja a que toque tus senos y te bese. Crear esta sensación de dúo puede ser explosivo.

7. El conejo

¿Quién dijo que los juguetes sexuales son para jugar sola? Desempolva tu vibrador favorito y muéstraselo a tu pareja. Planifica usarlo la próxima vez aplicando estimulación al clítoris directamente mientras experimentas con diferentes posiciones.

Utiliza diferentes modos de vibración para incrementar tu placer o estimularse mutuamente. Intenta retener el orgasmo hasta que ya no puedas más. Lo más importante, en general, cuando agregas un nuevo juguete sexual, es que ambos se comuniquen todo, especialmente sobre lo que le gusta a cada uno.

8. El boicot

Si has intentado con todo y todavía experimentas dolor; especialmente con la penetración, entonces, es momento de boicotear la penetración un poco. Para sustituirla, practica ejercicios enfocados en los sentidos. Mantente enfocada en cultivar la sensación sexual, masaje erótico y placer, en lugar del desempeño.

Para animar las cosas durante este receso, podrías intentar el 69. Simplemente, acuéstate boca arriba y acerca el rostro de tu pareja frente a tus genitales, mientras colocas tu boca en los de tu pareja. Tómate el tiempo para disfrutar explorarse mutuamente.